Si buscas piso, visita nuestra sección PISOS DE ALQUILER

viernes, 19 de abril de 2013

...Mientras 7.000 familias se quedan sin techo en 5 años (E. Bayona - El Periódico de Aragón - 19/04/2013)

Resulta obvio que el ritmo de construcción de viviendas en la comunidad aragonesa no ha sido en la última década acorde con la evolución demográfica. Y también resulta evidente que el progresivo empobrecimiento de la población, junto con las cuestionables prácticas de numerosas entidades financieras y la insensatez con la que algunas familias se empeñaban, está teniendo unas consecuencias sociales de magnitud catastrófica: casi 7.000 familias se han quedado sin casa en Aragón como consecuencia de procedimientos de ejecución hipotecaria y de desahucio en los últimos cinco años, en el angustioso epílogo de una década, la transcurrida entre el 2001 y el 2011, en la que Aragón añadió 14.621 viviendas vacías a las 85.716 que ya tenía.
La comunidad ha pasado de generar cuatro viviendas sin uso cada día de la pasada década a sufrir, el año pasado, una lacra de ejecuciones y desahucios en la que casi diez familias se quedan sin techo cada jornada.
Los datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) revelan que los juzgados aragoneses resolvieron el año pasado 2.026 ejecuciones hipotecarias, el 95% de las cuales, según fuentes judiciales, terminaron con el inmueble en manos del banco. Según las mismas fuentes, la mitad de esos procedimientos --un millar-- afectan a primeras viviendas.
SIN TECHO A esa cifra hay que sumarle los alrededor de 1.500 desahucios sentenciados, el 80% de los cuales afecta a familias, lo que supone alrededor de otros 1.200 desalojos. Los propietarios privados desbancaron ya en el 2011 a las entidades financieras como primer actor del drama de la vivienda.
Y la estadística judicial no apunta precisamente a que el ritmo de pérdida de viviendas vaya a ir a menos: la cifra de ejecuciones hipotecarias que se encontraban en fase de trámite en los juzgados aragoneses al cierre del pasado año ascendía a 4.686, un volumen nunca antes registrado en la comunidad y que triplica el que se dio en el 2008, el primer año en el que la crisis dejó sentir sus efectos.
En los últimos cinco años, del 2008 al 2012, los juzgados aragoneses resolvieron un total de 6.352 ejecuciones hipotecarias y 4.615 desahucios, lo que, aplicando los porcentajes que se utilizan en medios judiciales, arrojaría, respectivamente, casi 3.200 y más de 3.700 desalojos de familias en la comunidad.
El volumen de asuntos de este tipo que llega a los juzgados es un indicador claro del progresivo proceso de empobrecimiento que, desde mediados del 2008, está sufriendo la sociedad aragonesa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario