Si buscas piso, visita nuestra sección PISOS DE ALQUILER

miércoles, 29 de mayo de 2013

Los directivos del banco malo y su familia no podrán comprar o alquilar pisos de la Sareb (ABC.es - 28/5/13)

La dirección del banco malo dio ayer luz verde al código de conducta que aplicará a sus trabajadores. Entre esas normas, la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), como se llama el vehículo al que bancos y cajas con ayudas públicas han traspasado activos tóxicos 50.449 millones de euros, prohíbe a directivos y empleados con información reservada y no pública sobre esos activos comprarlos o alquilarlos. La medida, según informó ayer la Sareb, «se hace extensiva a los miembros de su entorno familiar más indemiato».
La Sareb, presidida por Belén Romana, considera que este código establece el marco en el que el banco malo desarrollará «de manera satisfactoria, y bajo la atenta mirada de las autoridades y de la sociedad en general, la importante labor que le ha sido encomendada». Esto es, vender los activos problemáticos —entre inmuebles y suelo adjudicados y créditos a promotores— de las entidades financieras rescatadas.

Control de intereses particulares

Para evitar conflictos de intereses en sus empleados con acceso a información privilegiada, la Sareb les obliga a comunicarles la existencia de estos por escrito y abstenerse de intervenir en decisiones que puedan afectar a los intereses del vehículo. Además, los trabajadores «con posiciones relevantes en Sareb», dice el texto, deberán informar a la dirección de la compañía de las personas que integran su entorno más cercano y de aquellas, bien personas bien empresas, con las que compartan intereses económicos.
El banco malo impide además a sus empleados aceptar regalos e invitaciones de clientes, proveedores o cualquier otra persona o compañía que negocie o pretenda hacerlo con la Sareb. Además, la dirección «promoverá» la rotación de proveedores para evitar una concentración de las compras realizadas o los servicios requeridos en un mismo proveedor.

Amenaza de sanciones

«Este código establece la adopción de varias medidas para evitar que la empresa se vea envuelta en operaciones o transacciones vinculadas con actividades delictivas, como el blanqueo de capitales, la financiación del terrorismo, el fraude o cualquier otra forma de corrupción», añade el documento, advirtiendo de que el banco malo se dotará con un sistema de control interno y una vía de comunicación para facilitar a sus trabajadores la presentación de denuncias sobre las prácticas irregulares que pudieran observar.
El incumplimiento del código, en vigor ya desde el pasado 20 de mayo, obliga además a los empleados a suscribir anualmente una declaración. El incumplimiento de cualquiera de las limitaciones recogidas, avisa el texto, puede dar lugar a sanciones disciplinarias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario