Si buscas piso, visita nuestra sección PISOS DE ALQUILER

lunes, 20 de mayo de 2013

Los elevados diferenciales dejan en la cuerda floja a los nuevos hipotecados (Jorge Salido Cobo - El Mundo - 17/05/2013)

El mercado hipotecario actual podría estar creando un caldo de cultivo peligroso para los bolsillos de los nuevos hipotecados. Las entidades financieras han estirado los diferenciales hasta el 4% -o incluso más- que acompañan al Euribor, en mínimos históricos, dejando en jaque a estos prestatarios. Estos diferenciales marcan un suelo de interés a pagar y dispararán las cuotas hipotecarias mensuales con la más que probable subida del indicador.
Por ejemplo, una hipoteca de 120.000 euros a 20 años con un diferencial del 2% paga hoy una cuota de 637 euros, pero si el Euribor llegara al 3% esta cuota crecería hasta 727 euros; si llegara al 4%, hasta los 860 euros; y si llegara al 5%, hasta los 930 euros.
Pero, ¿qué probabilidades hay de que el Euribor llegue a unos niveles altos? Según los expertos consultados, muchas. "El índice irá subiendo en los próximos 20 años viviremos algún susto como el de 2008, año en el que el Euribor tocó su cima del 5,393%", avisa Ángel Garay, adjunto a la Presidencia de Ausbanc.
Incluso Lorena Mullor, de la Asociación Hipotecaria Española (AHE), cree que el Euribor a largo plazo podría llegar a niveles elevados al tiempo que justifica los altos diferenciales actuales. "Los que se aplicaban durante el 'boom' no recogían realmente el riesgo de las operaciones", afirma.
Ante el comprometido panorama que se le abriría a los hipotecados en caso de que el Euribor se disparara, Olivia Feldman, economista y cofundadora de HelpMyCash.com, al igual que Garay, descarta que los bancos vayan a ser benévolos: "Sólo hay que ver lo que está pasando con las cláusulas suelo", indica Feldman. Por ello, en su opinión, lo único que puede hacer un cliente es negociar el diferencial más bajo posible y contratar una comisión de subrogación del 0% para, en un futuro, llevar su préstamo a otra entidad.
Mullor no comparte, sin embargo, la advertencia de Garay y Feldman: "Si los diferenciales supusieran una dificultad para el pago de la cuota, la banca, a buen seguro, volverá a mostrar su voluntad de negociación como está haciendo hoy con quienes tiene problemas. Lo que no es seguro es una negociación generalizada".

No hay comentarios:

Publicar un comentario