Si buscas piso, visita nuestra sección PISOS DE ALQUILER

viernes, 5 de julio de 2013

¿Qué pasa con el hipotecado con suelo que no es cliente de los bancos condenados? (elmundo.es - Jorge Salido Cobo - 4/7/13)

En torno a un millón de hipotecados continúan atados -y sin saber qué hacer- a su cláusula suelo después incluso de la sentencia del Tribunal Supremo (TS) que la condena. Se trata de todos aquellos que no tienen contratado su préstamo en BBVA, Novagalicia Banco (NGC) y Cajamar, las tres entidades 'señaladas' en el relevante fallo judicial. Muchos siguen interponiendo denuncias y, algunos, obteniendo sentencias favorables -también hay desfavorables-, pero la gran mayoría no entiende por qué no se universaliza lo dictado por el Supremo.
"Una de las conclusiones claras que arroja la sentencia del TS es que no hay una regla fija y que hay que analizar cada caso. Lo que declara es que los suelos son válidos si se cumplen los requisitos de claridad y transparencia que permitan que el cliente entienda sus consecuencias. Por tanto, los clientes de otras entidades tendrán que ver si los criterios que marca el Supremo se cumplen en su caso o no", explica Jorge Capell, abogado del despacho Cuatrecasas.

Capell recuerda que "hay ya varias acciones colectivas en marcha que, de prosperar, determinarían la eliminación de las cláusulas suelo de la práctica totalidad de las entidades financieras". "Por ello", continúa, "una buena opción puede ser esperar a ver el resultado de esas acciones, cuyos efectos se extenderían a todos los clientes, hayan litigado directamente o no".
Una supresión universal que ya ha pedido el Defensor del Pueblo y que el Gobierno no descarta a la espera de que el sector financiero envíe un informe sobre sus efectos al Banco de España (BE). Según este abogado, abrir un procedimiento de forma individual, como el que ya están ganando muchos hipotecados incluso con carácter retroactivo (retroactividad olvidada por el TS en su fallo), puede alargarse entre dos y cuatro años, dependiendo de dónde se desarrolle. Su coste también puede variar mucho según el profesional que lo lleve y el lugar.
Por el momento, la sentencia del 9 de mayo del TS obliga a suprimir el suelo a BBVA, Novagalicia Banco y Cajamar. O lo que es lo mismo, a más de 700.000 hipotecados (530.000 de BBVA -no la quitará a las empresas-, 100.000 de Cajamar y 90.000 de Novagalicia Banco). Según un informe del BE remitido en 2010 al Senado, 1,7 millones de ciudadanos estaban padeciendo los efectos del suelo al cierre de 2009. No hay más datos oficiales públicos al respecto.
Traducido a euros, la supresión de la cláusula por parte de estas tres entidades supondrá que sólo en 2013 dejen de ingresar en torno a 400 millones, que se quedarán en los bolsillos de los hipotecados agraciados (BBVA unos 280 millones -35 al mes-, Cajamar unos 50 y NGC 48). El banco presidido por Francisco González ya ha dejado de pasar el suelo en la mayoría de cuotas de julio e incluso ha devuelto las cantidades cobradas por este concepto desde el 9 de mayo.
En este sentido, si todas las entidades se vieran obligadas a dejar de cobrar el suelo e incluso a devolver lo ya cobrado, según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), tendrían que reembolsar más de 10.000 millones de euros -6.000 euros de media por cliente afectado-. La OCU anima a los hipotecados al margen de la sentencia del TS, como primer paso, a "presentar un escrito al defensor del cliente de la entidad citando dicho fallo y aleguen falta de transparencia en el contrato que le hicieron firmar". Si esta acción no surtiera efecto, que es lo habitual, "deberían acudir a los tribunales".
Carlos es uno de estos hipotecados. Contrató su hipoteca con Caja Castilla-La Mancha (ahora Liberbank) y tiene un suelo del 3% y un techo del 11%. "Me pasé por mi banco justamente antes de la sentencia y entonces casi me ignoraron. Ahora no sé hasta qué punto puedo volver a pedir de nuevo que me quiten el interés mínimo", afirma.
En la hipoteca de Carlos el suelo aparece plasmado así: "A efectos hipotecarios y registrales, se pacta que el tipo máximo amparado por la hipoteca no será superior al once por ciento nominal anual, ni inferior al tres por ciento nominal anual". "Aunque parece que está claro, en su día a mí nadie me informó de esta cláusula, ni el banco ni el notario. Me pusieron la hipoteca sobre la mesa en la notaría y me hicieron firmar a toda prisa, sin leerla. Eran otros tiempos en los que creíamos que nos podíamos fiar de nuestros gestores del banco. Además de esta falta de información, creo que hay un desequilibrio claro entre suelo y techo", señala Carlos, que espera que tarde o temprano todos los hipotecados como él vean desaparecer este punto de su préstamo. En breve, volverá a pasarse por su oficina bancaria.
Supresión total que, según Capell, "no parece probable". "La normativa ampara y legitima este tipo de cláusulas y la sentencia del TS también parte de su licitud con carácter general y únicamente acuerda su nulidad cuando hayan sido establecidas de forma poco transparente, aclara. "Lo que sí puede ocurrir es que las entidades financieras, por razones comerciales, opten por no utilizar este tipo de cláusulas", concluye.
Sobre la posibilidad de que los hipotecados de BBVA, NGC y Cajamar puedan recuperar lo abonado por el suelo antes del 9 de mayo, Capell no lo ve claro. "Podrían recurrir, pero sus posibilidades de éxito son muy bajas. Aunque haya salido alguna sentencia aplicando retroactividad, lo normal es que a medio plazo la jurisprudencia vaya uniformándose en torno al criterio marcado por el TS", indica.
Este abogado apunta que "la sentencia del TS no aplica retroactividad porque considera que ello podría tener efectos graves sobre la economía". Y continúa: "Algunas de las sentencias que han salido recientemente aplicando retroactividad intentan esquivar esa idea diciendo que es un caso pequeño, que no provocaría graves efectos". "Lo normal es que a medida que esas sentencias vayan siendo revisadas por las Audiencias Provinciales o por el propio TS, se vaya tendiendo a aplicar la irretroactividad", advierte.



No hay comentarios:

Publicar un comentario