Si buscas piso, visita nuestra sección PISOS DE ALQUILER

viernes, 16 de agosto de 2013

Una simple operación aritmética (El Periódico de Aragón A.I.I. 16/8/13)

"Parte del problema está en que las leyes las elaboran abogados, no economistas, y que se han olvidado las matemáticas y lo fiamos todo a las máquinas y los ordenadores". Este análisis corresponde a un destacado abogado que conoce en profundidad los entresijos de la administración local. No en vano, el autor de esta declaración es interventor y fue el máximo responsable de las plusvalías del Ayuntamiento de Zaragoza hace 30 años. Es Santiago Palazón, quien considera que el elevado coste del impuesto de plusvalías se debe a una incorrecta aplicación de la sencilla fórmula matemática que se aplica para conocer la revalorización de un inmueble entre una transmisión patrimonial y la siguiente.

A su juicio, y después de pensar el caso de una señora que tuvo que abonar una ingente cantidad de dinero por un inmueble que apenas había incrementado su valor, el fallo reside en que el coeficiente que se utiliza para gravar estos inmuebles determina la revalorización de la propiedad en el futuro, al ser en realidad un tipo de interés, en lugar de hacerlo sobre lo que se ha revalorizado entre una y otra transmisión, que es lo que en realidad se grava.
"La ley es una buena ley, y no creo que haya afán recaudatorio. Simplemente, se aplica mal", considera Palazón, quien sostiene que bastaría con introducir una nueva fórmula matemática, dividiendo la fórmula actual (los años entre una y otra transmisión y un porcentaje que oscila entre el 3,7% y el 3%) por la misma cantidad más un entero. De esta forma, afirma Palazón, se daría una cantidad más ajustada a la realidad y se evitarían pagos que, en ocasiones, se estima que puede superar el 50% de lo que se debería liquidar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario