Si buscas piso, visita nuestra sección PISOS DE ALQUILER

martes, 3 de septiembre de 2013

Las diez claves para alquilar con inteligencia (A.Aragón - ABC.es - 3/9/13)

La creciente oferta, la bajada de los precios y el apoyo por parte del Gobierno a esta fórmula de acceso a la vivienda hacen al alquiler una opción muy atractiva. Para no salir desencantados de nuestro futuro piso, pisos.com nos ofrece diez premisas a seguir para ser el «inquilino inteligente».

Elegir una zona con servicios

Gracias a las redes de transporte, no hay distancias, pero siempre «es importante que la vivienda esté bien comunicada con el trabajo o con el centro de estudios», tal y como revelan desde Roan. La zona centro de las ciudades cuenta con todos los servicios imprescindibles que requiere el día a día, pero elegir un barrio algo más periférico no significa tener que renunciar a determinadas instalaciones. «Es fundamental que todo inquilino busque que la vivienda esté rodeada de los servicios básicos esenciales para la habitabilidad, desde centros de salud a supermercados o colegios», afirma Eduardo Fresno, adjunto a la dirección de Alquiler Seguro.

Hacer cuentas en función de los ingresos

Al igual que con la compra, es necesario realizar un análisis de nuestras finanzas para no andar ajustados. «El porcentaje de ingresos que se debe dedicar a la renta del inmueble no debe nunca sobrepasar el 35% de los ingresos del inquilino», advierte Alfredo García, director comercial de Alquiler Protegido. Ser prudente con este pago no solo nos permitirá llegar holgados a fin de mes, sino que es una cuestión que tiene que ver con los seguros de las rentas, que no suelen cubrir más allá de este porcentaje, según Roan.

Aportar credenciales de buen pagador

Cuando se acude a una agencia profesional, ésta suele realizar un estudio de solvencia con el fin de ver si el candidato será capaz de cumplir con los pagos. Para Alquiler Seguro, «haciendo hincapié en la prevención, ya no son necesarios seguros o avales bancarios». Para justificar la viabilidad, «se suelen pedir dos meses, uno de fianza y otro del mes corriente, además de una nómina que certifique que se trabaja y un contrato para ver la duración del mismo», confirma García.

Con electrodomésticos pero sin amueblar

Todo depende de las circunstancias del inquilino. No obstante, desde Roan indican que «los estudios y apartamentos de una habitación suelen preferirse amueblados porque el alquiler suele ser de corta duración, mientras que los pisos a partir de dos dormitorios, mejor vacíos, porque suelen implicar una mayor estancia y, por lo tanto, mayor seguridad para el propietario». Desde Alquiler Protegido admiten que «muchos inquilinos buscan viviendas amuebladas para evitar un desembolso mayor, pero pensamos que la mejor opción para el casero es alquilarlo sin muebles porque se reducen las complicaciones y los riesgos».

Exigir reparaciones antes de la mudanza

Si un piso en alquiler es idóneo desde el principio, se alquilará muy rápido. «Se pide que esté limpio y recién pintado, y también se presta atención a la calefacción y a los electrodomésticos», argumentan desde Roan, que confiesa que en este aspecto «hay cierta desidia entre los propietarios». Fresno admite que los propios comerciales de Alquiler Seguro «asesoran a los propietarios para que realicen las reparaciones o actualizaciones necesarias». Sin embargo, es responsabilidad del inquilino hacer las comprobaciones, asegurándose de que «todos los servicios de la casa funcionan perfectamente, desde los grifos a la caldera, y en caso de haber problemas, exigir su reparación», declara García desde Alquiler Protegido.

Estar seguro de todos los gastos

Antes de poner tu firma en un contrato de alquiler, despeja todas tus dudas, sin importar cuáles sean. Desde Alquiler Seguro, comentan que «las preguntas de los inquilinos son muy variadas: desde quién es el responsable del pago de la comunidad hasta resoluciones anticipadas de contratos, pasando por quién repara las posibles averías o cuáles son las ayudas del alquiler». Entrar a vivir en una casa habiendo atado todos los cabos sueltos proporciona una gran seguridad.

Pedir la acreditación del pago de la fianza

Al inquilino se le exige, generalmente, un mes de fianza para cubrir posibles desperfectos al término del contrato. El ingreso de esta cantidad en el organismo correspondiente es responsabilidad del propietario, que además debe entregarle al inquilino el consiguiente justificante para que éste pueda gestionar las ayudas a las que tiene derecho. Otra práctica común, es usar la fianza para pagar el último mes de alquiler en el piso, algo que no es aceptable, dado que la fianza debe estar ingresada en la institución correspondiente, no en la cuenta del propietario.

Negociar el precio de la mensualidad

Algo que resulta común durante la compra, también se está extendiendo en el alquiler: «El inquilino siempre trata de apretar un poco, por lo que es importante estar informado y ser consecuente con las rentas del mercado», estima García. Según Roan, «los propietarios cada vez son más receptivos a escuchar ofertas tales como periodos de carencia por vacaciones». Una vez en curso, es habitual que la mensualidad se actualice con el IPC, pero «hemos advertido que, en algunos contratos ya firmados, propietario e inquilino pactan no ajustar estas subidas porque los caseros prefieren alguien responsable en el pago de la renta a una subida de precio», comenta Fresno.

Leer el contrato con atención

Pasar por alto alguna de las cláusulas del contrato de alquiler puede tener consecuencias no deseables. Tal y como transmiten desde Alquiler Protegido, es importante aclarar «los temas relacionados con los pagos de impuestos, pues suelen tener especial transcendencia». Nos referimos sobre todo a la tasa de basuras y al IBI, dos gravámenes que en ocasiones se cobran a parte de la renta. Si el lenguaje del contrato es difícil de entender, pide que te lo expliquen para evitar problemas en el futuro.

Ponerse en manos de profesionales

Al acudir a una agencia inmobiliaria, estamos recurriendo a personas acostumbradas a materializar los criterios de búsqueda de los clientes en realidades concretas. «La experiencia, capacidad y conocimiento del mercado convierten a estos profesionales en indispensables a la hora de encontrar la casa que queremos», sentencia García. No obstante, la primera fuente de filtrado es Internet, ya que «los portales ofrecen una gran variedad de viviendas y datos pormenorizados en cuando a características, ubicación, servicios, etc.», comenta Fresno, que indica que el tiempo medio que tarda el inquilino en hallar la casa adecuada es de 19 días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario