Si buscas piso, visita nuestra sección PISOS DE ALQUILER

lunes, 11 de noviembre de 2013

Un año viviendo en casa (MARIO GRACIA - El Periódico de Aragón -11/11/2013)

Se cumple un año desde que los primeros vecinos comenzaron a habitar sus viviendas en Arcosur, un barrio completamente nuevo al suroeste de la ciudad de Zaragoza. Después de los retrasos e incertidumbres que llevó aparejada la urbanización, todos coinciden en la satisfacción de poder disfrutar, al fin, de sus nuevas casas. Pero también son muchas son las carencias que los vecinos acusan. Cada cual destaca unas, según sus circunstancias. Pero, a grandes rasgos, todos coinciden en apuntar a los problemas relacionados con el transporte público o a la falta de servicios esenciales como la farmacia, supermercados, zonas verdes o equipamientos educativos.
Este es uno de los servicios más demandados. "Somos todo parejas jóvenes. Quienes no tienen hijos están pensando en tenerlos, por eso hace falta un colegio", señala Ángel Bueno, uno de los vecinos. "Esperamos que el nuevo colegio del sur de Zaragoza se haga en Arcosur, aunque también dé servicio a Rosales del Canal, ya que tenemos muchos terrenos destinados a usos educativos", añade.
En esta idea insiste Eva Herranz, una joven madre que asegura que conoce "a muchos otros vecinos con niños en edad escolar que los inscribirían en el colegio de Arcosur, si lo hubiera. El problema, que se repite en todos los nuevos barrios del sur, como Rosales o Valdespartera, es que los que hay están saturados. Por eso haría falta un colegio en nuestra zona".
 Con lanzadera y sin búho
Uno de los deseos de Eva es "que tuviéramos una mayor frecuencia en el transporte. Una vez coges la lanzadera llegas muy rápido al centro, en unos 15 minutos. Pero es un bus muy utilizado y creo que daría de sí para poner más frecuencias, no solo cada media hora".
"Y seguimos sin búho", agrega otra vecina, Elena Pérez. "Desde mi casa hasta la parada más cercana de un bus nocturno tengo unos tres cuartos de hora andando", añade. "Las parcelas habitadas más asiladas quedan muy lejos de esta parada de bus", remacha Raúl Fernández, "pero pagamos impuestos igual que el resto de los ciudadanos".
Respecto a la movilidad, Fernández cree que "haría falta que la calle Salomón y la Reina de Saba, que va desde las ferias hasta la avenida Casablanca, fuese de doble sentido. No lleva demasiado tráfico y creo que no habría ningún problema en hacerlo. Así, iríamos directos al supermercado y la gasolinera que tenemos más cerca pero ahora, para ir a esta zona de Valdespartera, tenemos que rodear todas las ferias o ir por Montecanal, y a lo largo del mes son muchos kilómetros de más", denuncia.
"Otro tema pendiente es la finalización del campo de golf y de las zonas verdes. Así tendremos más la sensación de vivir en un barrio terminado", opina Ángel Bueno. "Necesitamos un parque infantil y otro para perros", interviene Elena Pérez. "Sí, porque hay mucha gente que para pasear a los perros tiene que irse hasta Valdespartera", añade Raúl Fernández.
"También faltan más negocios. Hay una cafetería-restaurante y un bazar, y he oído rumores de que va a abrir más comercios, pero de momento necesitamos de todo", apunta Eva Herranz. "Necesitamos un supermercado y, sobre todo, una farmacia, por si tenemos alguna urgencia. Para cualquier cosa hay que desplazarse, como mínimo, hasta Valdespartera", opina en este sentido Elena Pérez.
Para esta vecina, "lo peor" del barrio "es el ruido insoportable que hacen los cazas del Ejército. Pedimos que sobrevuelen la zona del campo de golf y del parque, y que no pasen por encima de las viviendas porque la base está muy cerca y vuelan muy bajo. Con los aviones comerciales no hay tanto problema porque no hacen tanto ruido".
Aún así, todos ellos coinciden en algo. "A pesar de todo, mi balance global de este primer año en el barrio es positivo. Los vecinos ya nos conocemos", sostiene Eva Herranz. "Yo no tengo pueblo, soy de Valencia, y nunca había vivido eso de ir saludando a la gente por la calle. Además, las casas son nuevas y están bien construidas. Estoy encantada en este primer año en Arcosur".
Elena Pérez no echa "nada de menos es el ruido del centro, no volvía ahí otra vez por nada del mundo. Aquí vivimos muy tranquilos". "Desde fuera puede parecer que vivimos en medio de la nada, pero estamos encantados de llevar pudiendo disfrutar de nuestras propias casas desde hace un año", afirma Ángel Bueno. Para Raúl Fernández, "si llevamos un año viviendo en Arcosur es gracias a la asociación de vecinos Arqueros. Si no se hubieran movilizado tanto aún no tendríamos nuestras casas".

No hay comentarios:

Publicar un comentario