Si buscas piso, visita nuestra sección PISOS DE ALQUILER

miércoles, 2 de julio de 2014

Los inquilinos que renueven sus viejos contratos a partir de 2015 también perderán la deducción (Jorge Salido Cobo - 01/07/2014)

La supresión de la desgravación fiscal estatal por alquiler no sólo pasará factura a los nuevos inquilinos que sellen sus arrendamientos a partir del 1 de enero de 2015. También repercutirá en los viejos inquilinos a los que les toque renovar sus contratos pasada esa fecha.
Es decir, los arrendatarios anteriores a 2015 (con rentas inferiores a 24.107 euros anuales) que tengan que prorrogar los contratos -habiendo transcurridos sus tres o cinco primeros años en vigor, según la normativa a los que estén sujetos estos- dirán adiós al incentivo fiscal (deducción del 10,05% sobre una base máxima de 9.040 euros pagados en concepto de rentas).
Las nuevas medidas fiscales del Ejecutivo aún tienen que ser tramitadas y aprobadas
"Se articula un régimen transitorio para los alquileres de vivienda efectuados con anterioridad a 2015 de manera que la supresión sólo afectará a nuevos alquileres", reza el anteproyecto de ley de la reforma fiscal [Pdf] (aún tiene que tramitarse y aprobarse) en el que se elimina la desgravación fiscal para inquilinos.
Régimen transitorio que significa que de este derecho a deducción no sólo se irán descolgando los "nuevos alquileres" como se presuponía, sino también las renovaciones de los viejos contratos, según especifican desde Hacienda.
Estas mismas fuentes apuntan que la renovación de un contrato de arrendamiento (de un mismo inquilino sobre una misma casa) conlleva una rúbrica y un nuevo documento porque no hay renovaciones automáticas. Una situación que podría desembocar en una cascada de renovaciones adelantadas pactadas alegando cualquier cambio en los contratos en la renta final de 2014.
Se va en la misma línea que la supresión de la deducción para nuevas compras de casa
Esta decisión de quitar la desgravación, como remarcan desde el departamento de Cristóbal Montoro, va en la misma línea que la supresión de la deducción para nuevas compras de casa habitual desde el 1 de enero de 2013 -se mantiene para adquisiciones anteriores y, en este caso, sí que pervive durante toda la vida de las hipotecas selladas anteriores a esa fecha-.
Desde el Ministerio de Hacienda alegan, para justificar el fin de la deducción estatal por alquiler y por compra, que hay otras fórmulas de incentivar la vivienda que no únicamente las fiscales. Estas fuentes aluden a las subvenciones y ayudas que promulga el Ministerio de Fomento. Además, ensalzan las rebajas de impuestos globales en el IRPF o sociedades. En Hacienda aducen que se quita una desgravación a ciertos colectivos para poder beneficiar al conjunto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario