Si buscas piso, visita nuestra sección PISOS DE ALQUILER

miércoles, 27 de agosto de 2014

Sólo cinco países de la Eurozona mantienen las cláusulas suelo (El Mundo - 21/08/2014)

La cláusula suelo, una disposición que impide que los consumidores se beneficien de las bajadas del Euríbor, sólo se sigue comercializando en las hipotecas de cinco países de la Eurozona. Según un estudio de la web Kelisto.es, basado en los datos de 13 de los 18 estados donde se utiliza el euro, en España, Bélgica, Francia, Italia y Portugal se mantiene este límite a la bajada de los tipos de interés hipotecario.
Las cláusulas suelo marcan el interés más bajo que un consumidor pagará por su préstamo, al margen del nivel al que pudiera bajar el Euríbor, el índice de referencia usado en el 87,5% de las hipotecas que se constituyen en España.
La portavoz de finanzas personales de Kelisto.es, Estefanía González explica que, en España, los últimos datos disponibles apuntan a que "más del 80% de las hipotecas sobre viviendas cuentan con cláusula suelo, es decir, casi 5 millones de préstamos contarían con estas limitaciones".
"En la práctica", continúa, "la aplicación de las cláusulas suelo puede llegar a tener un impacto de miles de euros al año en el bolsillo de millones de familias afectadas si el Euríbor cae a unos niveles tan bajos como los actuales".
La sentencia del Tribunal Supremo en mayo de 2013 declaraba nulas las cláusulas suelo que se habían aplicado en 400.000 hipotecas de BBVA, cerca de 90.000 de Novagalicia Banco y algo más de 100.000 de Cajamar. Esta decisión provocó que estas y otras entidades retiraran esta disposición de sus préstamos, y ha reducido la proporción de hipotecas que cuentan con 'suelos'.
González destaca que la sentencia del Alto Tribunal no declaraba nulas todas las cláusulas sino aquellas que "no eran claras ni transparentes para el consumidor". El Supremo también determinó que estas disposiciones podrían ser anuladas cuando hubiera engaño por parte del banco. Por tanto, el establecimiento de una cláusula suelo en nuestro país es lícito, "siempre que se haga de forma transparente con el cliente".
Un usuario que contara con una hipoteca con un interés de Euríbor +2%, pagaría en la actualidad un 2,513% a su entidad. Si se diera el caso de que en su contrato tuviera una cláusula suelo del 4%, ese sería el interés que le tocaría pagar, independientemente de que la suma de Euríbor más diferencial fuera mucho menor.
Las cláusulas suelo son unas disposiciones poco comunes y muy reguladas en el resto de países de la Eurozona
En el resto de países de la Eurozona donde también hay préstamos con estas disposiciones, se trata de una práctica poco común y muy regulada. En Bélgica la normativa obliga a que las hipotecas con cláusula suelo tengan también un 'techo máximo' que limite las posibles subidas de los tipos de interés. En Portugal estas disposiciones no pueden aparecer en el contrato hipotecario, sino por separado, de forma que los clientes puedan eludirlas si así lo desean. Por su parte, en Italia las cláusulas suelo pueden considerarse inválidas si el consumidor no es capaz de comprenderlas.
Francia es el único país sin una regulación específica sobre su funcionamiento, un vacío legal que se explica, entre otras razones, por la escasa aplicación de estos 'suelos', ya que la mayoría de las hipotecas que se firman en el mercado galo son a tipo fijo.

La Caixa y Sabadell mantienen las cláusulas suelo

La sentencia del Tribunal Supremo provocó que muchas entidades eliminaran las cláusulas suelo de sus nuevas hipotecas, pese a que su aplicación se pudiera estar efectuando de forma transparente. Sin embargo, dos de los 15 grandes bancos españoles todavía siguen comercializando préstamos con esta limitación: La Caixa y Banco Sabadell.
Este último ofrece información concreta sobre la limitación que efectúa a las bajadas del Euríbor. En su Hipoteca Bonificada con túnel, Banco Sabadell establece un interés a Euríbor +1,65% (con la máxima vinculación) a partir del segundo año, un 'suelo' del 3% y un 'techo' del 12%. La Caixa deja la puerta aún más abierta al argumentar que "existe la posibilidad de establecer límites máximos y mínimos al tipo de interés aplicable".
En la práctica, la aplicación de las cláusulas suelo puede llegar a tener un impacto de miles de euros al año si el Euríbor cae a unos niveles tan bajos como los actuales. Por ejemplo, un consumidor que hubiera contratado una hipoteca media de las que se firmaban en enero de 2005, con una cláusula suelo del 4%, habría desembolsado 85.430 euros a su entidad, frente a los 78.820 euros que habría pagado de no tener cláusula suelo. Es decir, esta limitación ha hecho que pague 6.610 euros más durante los últimos nueve años (+8,39%).
Las mayores diferencias entre su cuota real y la que habría tenido que pagar de no tener cláusula suelo se habrían registrado desde 2010. Ese año, un consumidor como el del ejemplo habría tenido que pagar 1.140 euros más al año como consecuencia de la aplicación del límite a la bajada del tipo de interés. No obstante, la diferencia máxima se habría producido este mismo ejercicio: en un caso como este, la cuota anual con cláusula suelo habría superado en 1.626 euros a la que hubiera tenido que abonar sin la limitación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario