Si buscas piso, visita nuestra sección PISOS DE ALQUILER

jueves, 9 de octubre de 2014

La población aragonesa que vive de alquiler se duplica en seis años (I.M.- Heraldo de Aragón - 09/09/2014)

La forma de residir de los aragoneses, y en general del conjunto de los españoles, está variando sustancialmente y no parece que por decisión propia. La crisis económica que sufre el país desde 2008 ha modificado los hábitos de vida, y uno de los cambios más acusados se encuentra en el tipo de régimen de vivienda.En estos últimos años, el número de familias de la Comunidad que vive en un piso de alquiler se ha duplicado, hasta alcanzar en la actualidad el 14,6% de los hogares aragoneses, o lo que es lo mismo, cerca de 79.000 viviendas. En el verano de la Expo de Zaragoza, ese porcentaje apenas llegaba al 6,8%, según se desprende de los datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística (INE)

Y no es para menos. En ese periodo de tiempo, el precio medio del alquiler en Aragón ha caído más del 40%, al pasar de los 868 euros al mes a los 502 actuales (366 euros menos de media), lo que la convierte en la Comunidad donde más se han abaratado los arrendamientos.

Si a ello se le suman otros factores como la inestabilidad laboral, las dificultades para acceder a un crédito o la práctica desaparición de ofertas de VPO, el resultado de la cuenta está clara. Cada vez menos personas ven en el alquiler una forma de tirar dinero y sí una manera de vivir acorde con los tiempos actuales.

Según una encuesta del portal inmobiliario Fotocasa, el 76% de los encuestados apunta que el alquiler es una firme opción de vida como consecuencia de la crisis, un 45% cree que sale más rentable alquilar que comprar con el nivel actual de precios y cuatro de cada diez españoles secundan que “alquilar es tirar el dinero”, mientras que en 2011 eran seis de cada diez.

Además, la mayoría de los inquilinos encuestados alegan que las principales razones que les llevan a alquilar en vez de comprar una vivienda son su situación económica (19%) o laboral (16,8%). Un 9,1% dice que no puede hacer frente a los gastos que conlleva la compra de una vivienda y otro 9,1% asegura que está a la espera de que los precios bajen más, entre otras razones.
 
Un mercado de tira y afloja
Y todo ello, sin tener en cuenta el enorme trozo del pastel inmobiliario que se mueve al margen de las cifras oficiales, en el mercado negro. Según un estudio que realizaron en 2010 los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) más de uno de cada cuatro arrendamientos de viviendas en Aragón son "sumergidos" y escapan al control del fisco, con rentas no declaradas que rozan los 29 millones de euros anuales. Una situación que se habría agudizado en los últimos años y que superaría ya los 15.000 alquileres no declarados en la Comunidad.

En medio, otra serie de fenómenos afectan a este mercado. Desde el creciente interés de los jóvenes universitarios por los pisos compartidos frente a las residencias estudiantiles, hasta la próxima regulación del alquiler de pisos con fines turísticos, pasando por el arrendamiento de habitaciones para personas que no pueden permitirse una vivienda completa.

De ahí que en muchos casos las negociaciones entre propietarios e inquilinos sean más tensas que hace unos años. Según un estudio del portal inmobiliario Idealista.com, Huesca y Teruel son las dos provincias españolas en la que más se regatea el precio del alquiler. En concreto, en el territorio oscense se piden descuentos de hasta el 18,9% y en el turolense del 18,7% frente al 15% de media nacional. Si atendemos a la clasificación por ciudades, Zaragoza es la segunda en la que se registran ofertas más agresivas. Además, señalan que el interés por compartir piso ha aumentado en España un 44% en el último año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario