Si buscas piso, visita nuestra sección PISOS DE ALQUILER

martes, 29 de septiembre de 2015

¿Merece la pena una hipoteca a interés fijo? (Sandra López Letón - El País - 28/09/2015)

Las hipotecas a tipo fijo, las que establecen una mensualidad fija durante toda la vida del préstamo, pasan por un momento más que dulce. Han sido las grandes olvidadas, por ser las más caras, pero ahora reclaman atención. Tanta que las entidades financieras las han convertido desde finales de 2013 en el arma perfecta para conseguir nuevos hipotecados.

Están más baratas que nunca. En 2013 la hipoteca fija más económica aplicaba un interés del 4,90% pero en 2015 es posible encontrar ofertas desde el 1,95%. Además, “las condiciones que tradicionalmente acompañaban a estas ofertas, como la baja financiación o los plazos más cortos, se están rectificando y algunos bancos permiten una financiación de hasta el 80% del valor de la vivienda, con plazos de hasta 30 años. Las condiciones de las hipotecas a interés fijo se parecen cada vez más a las variables”, según el comparador HelpMyCash.com. Una hipoteca a interés fijo se puede solicitar tanto para primera vivienda como para segunda residencia.
Por primera vez en España, las ofertas lanzadas por las entidades están posicionando las hipotecas a tipo fijo en una opción a tener en cuenta para los futuros hipotecados. Suponen el 12% del total de préstamos concedidos, el doble que hace un año. De las 21.863 hipotecas que llegaron a los registros en julio, casi 2.600 fueron a tipo fijo, según el INE.
El pasado mes de junio Bakinter rompía de nuevo el mercado de las hipotecas a tipos de interés fijo lanzando un producto al 2,05% y un periodo de amortización de 10 años. Competía así con Kutxabank, que abrió la guerra de las hipotecas a tipo fijo con un 2,5% -mantiene inalterables las condiciones durante todo el plazo de amortización del préstamo, que se puede prolongar hasta los 30 años-. Antes fue Banco Sabadell quien sorprendía al mercado a principios de año con un producto al 3,70% a 20 años.
Ahora Bankinter vuelve al ataque con una hipoteca mixta, que aúna las ventajas de los préstamos a tipo fijo y variable. El cliente se asegura el pago de una cuota fija durante un periodo a elegir de hasta 20 años, pudiendo alargar la vida total de la hipoteca hasta los 30 años. El tipo de interés del tramo fijo será del 1,95%, 2,25% ó 2,65% en función del periodo fijo elegido por el cliente: 10, 15 o 20 años, respectivamente.
Con este nuevo producto se trata de atender la creciente demanda de clientes que solicitan firmar hipotecas a tipo fijo, aprovechando los bajos tipos de interés existentes, pero que, en muchos casos, renuncian a este producto por la menor duración de estos préstamos.
Hay que tener en cuenta que las ofertas más baratas suelen
Las hipotecas a tipo fijo, las que establecen una mensualidad fija durante toda la vida del préstamo, pasan por un momento más que dulce. Han sido las grandes olvidadas, por ser las más caras, pero ahora reclaman atención. Tanta que las entidades financieras las han convertido desde finales de 2013 en el arma perfecta para conseguir nuevos hipotecados.
Están más baratas que nunca. En 2013 la hipoteca fija más económica aplicaba un interés del 4,90% pero en 2015 es posible encontrar ofertas desde el 1,95%. Además, “las condiciones que tradicionalmente acompañaban a estas ofertas, como la baja financiación o los plazos más cortos, se están rectificando y algunos bancos permiten una financiación de hasta el 80% del valor de la vivienda, con plazos de hasta 30 años. Las condiciones de las hipotecas a interés fijo se parecen cada vez más a las variables”, según el comparador HelpMyCash.com. Una hipoteca a interés fijo se puede solicitar tanto para primera vivienda como para segunda residencia.
Por primera vez en España, las ofertas lanzadas por las entidades están posicionando las hipotecas a tipo fijo en una opción a tener en cuenta para los futuros hipotecados. Suponen el 12% del total de préstamos concedidos, el doble que hace un año. De las 21.863 hipotecas que llegaron a los registros en julio, casi 2.600 fueron a tipo fijo, según el INE.
El pasado mes de junio Bakinter rompía de nuevo el mercado de las hipotecas a tipos de interés fijo lanzando un producto al 2,05% y un periodo de amortización de 10 años. Competía así con Kutxabank, que abrió la guerra de las hipotecas a tipo fijo con un 2,5% -mantiene inalterables las condiciones durante todo el plazo de amortización del préstamo, que se puede prolongar hasta los 30 años-. Antes fue Banco Sabadell quien sorprendía al mercado a principios de año con un producto al 3,70% a 20 años.
Ahora Bankinter vuelve al ataque con una hipoteca mixta, que aúna las ventajas de los préstamos a tipo fijo y variable. El cliente se asegura el pago de una cuota fija durante un periodo a elegir de hasta 20 años, pudiendo alargar la vida total de la hipoteca hasta los 30 años. El tipo de interés del tramo fijo será del 1,95%, 2,25% ó 2,65% en función del periodo fijo elegido por el cliente: 10, 15 o 20 años, respectivamente.
Con este nuevo producto se trata de atender la creciente demanda de clientes que solicitan firmar hipotecas a tipo fijo, aprovechando los bajos tipos de interés existentes, pero que, en muchos casos, renuncian a este producto por la menor duración de estos préstamos.
Hay que tener en cuenta que las ofertas más baratas suelen fijarse para los plazos más cortos (10 o 20 años), es decir, que se conceden a clientes con muy buen perfil financiero, capaces de pagar una casa en 10 años. A la hora de firmar una hipoteca a interés fijo hay que vigilar la comisión de apertura, ya que suele ser más alta que en las hipotecas a tipo variable y rara vez es inferior al 1%.
Además, es aconsejable mirar la comisión de compensación por riesgo de tipos de interés que nos van a aplicar, ya que nos puede “cortar las alas” si, más adelante, queremos llevarnos a la hipoteca a otro banco. En concreto, esta comisión oscila entre el 0,50 % y el 5 %. Así, si un día quisiéramos irnos a una hipoteca mejor podrían cobrarnos hasta 5.000 euros de cada 100.000 pendientes.
Las hipotecas fijas más baratas del momento oscilan entre el 1,95% y el 3,30% de interés, que varía en función de los años de amortización del préstamo. Casi todas ofrecen una financiación del 80% y una comisión de apertura entre el 0,10% y el 1%.
 ¿Cuándo salen a cuenta?
Según el comparador HelpMyCash.com, una hipoteca a interés fijo sale a cuenta si la suma del valor del Euríbor más el diferencial de una hipoteca variable supera el interés de la fija. Imaginemos una hipoteca de 150.000 euros a 25 años y un euribor al 0,161%  (el valor con que cerró el mes de agosto de 2015). Con una hipoteca variable media a euríbor + 1,50% pagaríamos 300 cuotas de 611 euros y al cabo de un año 7.332 euros. Con una hipoteca a tipo fijo del 3%, pagaríamos 300 cuotas de 711 euros y en un año 8.532 euros. Si contamos con que el euríbor seguirá cotizando en valores tan bajos durante los 25 años que estaremos pagando nuestra hipoteca (algo casi imposible), ahorraríamos con una hipoteca variable 1.140 euros anuales.
Si el euríbor subiera y se mantuviera a un interés de 2,50 % de media, con la hipoteca variable a euríbor + 1,50% pagaríamos las 300 cuotas de 792 euros, y al cabo de un año 9.504 euros. Con una a tipo fijo del 3%, seguiríamos pagando las cuotas de 711.
Así, en el caso que el euríbor subiera, con la hipoteca a tipo fijo el ahorro sería de 972 euros anuales. “Es probable que el valor del euríbor suba en los próximos años y se mantenga en valores más altos de los que estamos viendo ahora, por lo que una hipoteca a interés fijo es una muy buena opción a tener en cuenta”, dicen en el comparador.
fijarse para los plazos más cortos (10 o 20 años), es decir, que se conceden a clientes con muy buen perfil financiero, capaces de pagar una casa en 10 años. A la hora de firmar una hipoteca a interés fijo hay que vigilar la comisión de apertura, ya que suele ser más alta que en las hipotecas a tipo variable y rara vez es inferior al 1%.
Además, es aconsejable mirar la comisión de compensación por riesgo de tipos de interés que nos van a aplicar, ya que nos puede “cortar las alas” si, más adelante, queremos llevarnos a la hipoteca a otro banco. En concreto, esta comisión oscila entre el 0,50 % y el 5 %. Así, si un día quisiéramos irnos a una hipoteca mejor podrían cobrarnos hasta 5.000 euros de cada 100.000 pendientes.
Las hipotecas fijas más baratas del momento oscilan entre el 1,95% y el 3,30% de interés, que varía en función de los años de amortización del préstamo. Casi todas ofrecen una financiación del 80% y una comisión de apertura entre el 0,10% y el 1%.
 ¿Cuándo salen a cuenta?
Según el comparador HelpMyCash.com, una hipoteca a interés fijo sale a cuenta si la suma del valor del Euríbor más el diferencial de una hipoteca variable supera el interés de la fija. Imaginemos una hipoteca de 150.000 euros a 25 años y un euribor al 0,161%  (el valor con que cerró el mes de agosto de 2015). Con una hipoteca variable media a euríbor + 1,50% pagaríamos 300 cuotas de 611 euros y al cabo de un año 7.332 euros. Con una hipoteca a tipo fijo del 3%, pagaríamos 300 cuotas de 711 euros y en un año 8.532 euros. Si contamos con que el euríbor seguirá cotizando en valores tan bajos durante los 25 años que estaremos pagando nuestra hipoteca (algo casi imposible), ahorraríamos con una hipoteca variable 1.140 euros anuales.
Si el euríbor subiera y se mantuviera a un interés de 2,50 % de media, con la hipoteca variable a euríbor + 1,50% pagaríamos las 300 cuotas de 792 euros, y al cabo de un año 9.504 euros. Con una a tipo fijo del 3%, seguiríamos pagando las cuotas de 711.
Así, en el caso que el euríbor subiera, con la hipoteca a tipo fijo el ahorro sería de 972 euros anuales. “Es probable que el valor del euríbor suba en los próximos años y se mantenga en valores más altos de los que estamos viendo ahora, por lo que una hipoteca a interés fijo es una muy buena opción a tener en cuenta”, dicen en el comparador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario